ETC Magazine Revista On Line
Advertisement
Inicio > Chicos > Ciencia > Un volcán en casa

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
Un volcán en casa Imprimir Correo electrónico

VolcánSe ve como un volcán submarino cuando entra en erupción

Materiales

  • :: Un frasco (de mayonesa, mermelada o parecido)
  • :: Media tacita de aceite de cocina
  • :: Dos tazas de agua
  • :: Sal de mesa
  • :: Colorante para tortas (se compra en casas de repostería), podés hacer el volcán aunque no lo tengas, pero queda buenísimo darle colores...

Procedimiento

Llená el frasco con agua hasta las 3/4 partes (dejá algo así como el largo de un dedo sin agua, contando desde la boca del frasco). Echá el aceite, despacio. ¿Qué sucede? ¿Los dos líquidos se mezclan? ¿El aceite queda debajo del agua? ¿O es al revés?

Agregá ahora, si querés, una pizca de colorante para tortas del color que hayas elegido. ¿Adónde va el colorante? ¿Se tiñe el aceite, se tiñe el agua o se tiñen los dos?

Desde arriba, echá lentamente puñados de sal sobre la capa de aceite, y observá qué sucede.

Seguí agregando sal para mantener el efecto.

¿Por qué sucede esto?

Como habrás visto, el aceite y el agua no se mezclan. Los científicos llaman a estas sustancias inmiscibles (que quiere decir, justamente, que no se mezclan).

Pues bien, si esto es así, entonces uno de los dos líquidos va a quedar por encima del otro. ¿Cuál será el que quede arriba? Una gota de aceite pesa menos que una de agua del mismo tamaño (o, dicho de otra manera, el aceite es menos denso que el agua). Por eso, el aceite flota cuando lo ponemos en el agua, y queda formando una capa sobre ella.

¿Y la sal? La sal se mezcla con el agua (decimos que se disuelve en ella, igual que cuando agregás azúcar al café con leche), pero no con el aceite. La sal que echás se va para abajo, pero no lo hace sola: arrastra con ella al aceite, formando bolas de aceite-sal que se van para el fondo. Una vez ahí, la sal se disuelve en el agua y el aceite vuelve a la superficie, como al principio.

< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN