ETC Magazine Revista On Line
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
Saturno: el aprendizaje de la resistencia y de los límites Imprimir Correo electrónico


Un maestro que brinda sabias lecciones

Límites

El límite posee una función ordenadora. Sin embargo solemos vivirlo como algo que, mediante la restricción, nos castiga o frustra.

Si un límite es aceptado como algo que ordena, pierde su connotación negativa y se convierte en un aliado de la conciencia.

Ahora bien, instintivamente se busca eliminar aquello que limita en lugar de integrarlo.
Existen dos preguntas que conducen a integrar aquello que limita:

a) ¿Qué me impone? y b) ¿Qué me impide?

Imponer e impedir, dos verbos asociados a la cualidad restrictiva de Saturno.
Admitamos que tendemos a ver sólo una de las caras del límite. Y es, precisamente, la de la restricción.

Ahora veamos esto: limitar implica restringir y expandir.

Restricción y expansión forman una polaridad. Saturno/Júpiter, en lenguaje astrológico.

Trabajar con las dos preguntas cuando atravesamos una experiencia restrictiva, es la manera de abrir la puerta para que nuevamente ingrese la expansión, ya que descubrir el sentido y el propósito de la restricción es empezar a dejarla atrás.


Resistencia

Cuando afrontamos la adversidad, la resistencia nos permite seguir adelante, tolerando los avatares de la experiencia. Entonces la resistencia es sinónimo de potencia, energía, firmeza, coraje o tenacidad.
Aquí avanzamos desde la flexibilidad y apertura.
Pero la resistencia también puede llevar a no aceptar aquello que  es inevitable. Entonces la resistencia es sinónimo de impotencia, debilidad, sufrimiento. Aquí ¿avanzamos o no? La inflexibilidad ¿propicia el avance?

Necesitamos sabiduría para poder distinguir la diferencia entre una actitud proveniente de la potencia – que libera - o de la impotencia – que encarcela -.
Podemos elegir pensar que siempre avanzamos en la vida, aunque a veces parezca que estamos detenidos o retrocediendo.
Si avanzamos desde la receptividad, quizás logremos sentirnos dueños del tiempo.

En cambio, si elegimos la rigidez, quizás avancemos igualmente, pero el camino será incierto, pesado y difícil. La vida nos pide que colaboremos dejándola ser. Resistir puede ser un camino tanto hacia el placer de la realización como hacia el dolor de la impotencia.

Hagamos conciente la diferencia para poder elegir.

Ana M. Fernández Vuono
www.anafernandezvuono.blogspot.com

< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN