ETC Magazine Revista On Line - Secretos del mar
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
Secretos del mar Imprimir Correo electrónico



Cuando llega el verano los humanos nos sentimos atraídos por el mar. Las multitudes se congregan en las playas en busca de un contacto con el mar para obtener placer y descanso.

Pero el paso humano deja su huella fatal en las playas de arena. Millones de bolsas de nylon y plásticos de todo tipo son abandonados en la costa y el viento o las mareas se encargan de arrastrarlos al mar. Una bolsa de nylon puede navegar varias décadas sin degradarse. Las tortugas marinas las confunden con medusas y las comen, ahogándose en el intento por tragarlas. Miles de delfines caen también en la confusión y mueren ahogados. Ellos no pueden reconocer los desperdicios humanos, simplemente se confunden, después de todo, "lo que flota en el mar se come". La tapa plástica de una botella, más dura que una bolsa, puede permanecer inalterable navegando por los mares por más de un siglo.
El Dr. James Ludwing que se encontraba estudiando al albatros en la Isla de Midway, en el Pacífico, muy lejos de los centros poblados, hizo un hallazgo espantoso: cuando comenzó a recoger el contenido del buche de sólo ocho pichones de albatros muertos, encontró 42 tapas plásticas de botellas, 18 encendedores y restos flotantes que en su mayoría eran pequeños pedacitos de plástico. Estos pichones habían sido alimentados por sus padres que no pudieron reconocer los desperdicios al momento de elegir su alimento.

La próxima vez, cuando visites tu playa preferida, tal vez encuentres en la arena basura que otra persona arrojó. No es tu basura, pero es TU PLAYA, es TU MAR, es TU MUNDO y debes hacer algo por ellos. Muchos padres juegan con sus hijos el juego de "A ver... ¿quién consigue juntar la mayor cantidad de plásticos?" en medio de una inolvidable lección de ecología. Otros, en silencio, toman un plástico abandonado y lo llevan con ellos a sus casas, lejos del mar.
Los verás pasar sonrientes, saben que han salvado a un delfín. "No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no seconoce".

Por favor, ayuden a difundir este mensaje. Gracias.


Patricia Herrera
Mar del Plata - Argentina


< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN