ETC Magazine Revista On Line - Cuidado con las mordeduras de perros!
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
Cuidado con las mordeduras de perros! Imprimir Correo electrónico



En la guardia de Cirugía del Hospital Municipal Materno Infantil de San Isidro "Dr. Carlos Gianantonio", en Buenos Aires, Argentina, uno de cada diez niños que se recibe en consulta es por mordeduras de perro. Esta estadística alarmante revela que 9 de cada 10 perros atacantes conocen a la víctima, sea porque sus dueños son familiares del niño, parientes o vecinos.

La mayoría de los canes que producen estas acciones contra los niños, superaron la edad de cachorro, frecuentemente son de gran porte y son de raza no filiada. Sin embargo, en estos accidentes es poco frecuente la participación de los denominados perros vagabundos.

En cuanto a los orígenes de los ataques, los datos indican que en un porcentaje superior a la mitad del total, el perro fue agredido en forma voluntaria o involuntaria, o bien molestado cuando dormía, comía o amamantaba a sus cachorros.
Más de la mitad de los niños atacados tenían menos de 5 años y en algunos casos estas situaciones se produjeron también por intentar arrebatarle un juguete al animal, gritarle o acercarse cuando se producen truenos o hay estampidos de fuegos de artificio.

Es conveniente, entonces, evitar juegos agresivos con el perro, controlar al niño en su relación con estos animales domésticos, elegir una especie no agresiva para su familia, procurar el asesoramiento del veterinario, enseñar al perro a ser dócil y a responder a las órdenes sin pegarle. El animal debe ocupar una posición subordinada a los miembros de la familia. No obstante, los niños pequeños no deben quedar solos con el can, el cual, si se le nota un cambio de carácter, consultar de inmediato al veterinario.

En tanto, si ocurre una mordedura, se deben brindar los primeros auxilios lavando la herida con agua abundante de la canilla y jabón blanco de lavar la ropa o detergente. Luego, concurrir de inmediato a un Centro de Salud para ser atendido por un facultativo, pues en algunas ocasiones las mordeduras pueden producir lesiones profundas.

< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN