ETC Magazine Revista On Line
Advertisement
Inicio

Secciones
Inicio
Alternativas
Arte
Astrología
Ecología
El Criticón
Gente
Jardín
Jazz
Libros Recomendados
Lugares
Mascotas
Mitos y Leyendas
Museos
ONGs
Psicoenfoques
Reflexiones
Salud
Suplementos
Sabores
Letras Plus
La Vidriera
Chicos
Suplementos Especiales

     Creatividad 

     Día de la Madre

     Navidad

Navegación
Inicio
Quienes Somos
Contáctenos
Links
Buscar
Mapa del Sitio
Suscripción

Para recibir gratuitamente nuestras ediciones complete los siguientes datos:







 
Búsqueda Rápida

 
 

 
 
Séndrome del hombre irritable (sim) Imprimir Correo electrónico


Síndrome del Hombre Irritable (SIM) o Gruñón y que puede estar ocultando una patología más grave: la depresión. "En realidad, el SIM que se describe ahora es algo que desde hace mucho tiempo se observaba en el hombre alrededor de los 40 o 50 años: disminución de energía y vitalidad, especialmente sexual, menos ganas de vivir y cambios en el humor. Este cuadro puede estar dado por distintos factores: uno de ellos es la reducción del nivel de testosterona asociada con la edad", explicó el doctor Gastón Rey Valzacchi, jefe de la Sección Andrología del Hospital Italiano.
Se estima que la disminución normal de testosterona a partir de los 40 años es de un 1,5% anual. Sin embargo, cuando esa disminución es mucho más rápida, aparece la andropausia o menopausia masculina.
"El 25% de los hombres de más de 50 años tiene déficit de testosterona, lo que se incrementan con la edad. Y cuando falta esa hormona, tanto en los jóvenes como en los adultos, aumenta la frecuencia de los síndromes depresivos crónicos", dijo el doctor Pablo Knolovits, andrólogo del Servicio de Endocrinología del Hospital Italiano.
Se estima que la prevalencia de bajos niveles de testosterona varía cada 20 años. Así, entre los 20 y los 40, es del 1%, de los 40 a los 60 sube al 7%, a partir de los 60 llega al 25% y asciende al 35% en los mayores de 80.
Entre los síntomas más fáciles de reconocer está la disminución del deseo sexual, disfunción eréctil, alteraciones en el estado de ánimo, fatiga, somnolencia, desconcentración y reducción de la capacidad intelectual, ansiedad y depresión. Los cambios físicos incluyen pérdida de vello corporal, reducción de la masa y la fuerza muscular, aumento de la grasa abdominal y disminución de la densidad ósea.
Un estudio en 750 pacientes con niveles normales y bajos de testosterona, cuyos resultados publicó la revista Journal of Clinical Psichiatry, demostró que el 18% de los pacientes con un bajo nivel de testosterona para la edad sufrieron depresión dentro de los dos años de la medición. Entre los pacientes con un nivel hormonal normal, ello ocurrió en un 8% menos de casos.
La consulta al médico es imprescindible, ya que la administración de más hormona, medicación adecuada e interacción disciplinaria con otros profesionales, es imprescindible para el adecuado tratamiento de este síndrome.
< Anterior   Siguiente >
 

Destacados

Nuestro Hacer 

     

Jardines Zona Norte

   

 

Haiku con Gloria

Flores del Alma

 
  
  
  
Etc. Magazine © Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACIÓN