Red Seguros

Pintores argentinos: Cándido López

Fecha de Publicación: 18 - 05 - 2007.

Un artista casi naif del Siglo XIX

El manco de Curupayti, apodo que le quedó luego de perder su mano derecha en la batalla del mismo nombre, en la Guerra de la Triple Alianza, nació en el barrio de Montserrat en Buenos Aires el 29 de agosto de 1840 y falleció en 1902.

Su obra la pintó luego de de participar en esta guerra en la cual se enrolo en San Nicolás de los Arroyos, en junio del año 1865 en el Batallón de Voluntarios. Luego de un año y medio después de participar en las principales batallas es trasladado al Cuerpo de Inválidos con el grado de Teniente Primero. Tuvo que entrenar su brazo izquierdo para seguir con su vocación artística y desarrollar con óleo sus más de 90 bocetos sobre escenas de esta guerra cruenta contra Paraguay.

A pesar de que al verlas da la sensación que las hubiese pintado en el lugar de los hechos, el recurrió a su memoria de los mismos. Tal vez por haberse dedicado también a la fotografía tenga esa capacidad de ver el detalle, hasta el más mínimo, en esos mínimos personajes que parecen soldaditos de plomo en un movimiento constante, movidos por su mano, como si fuese un niño jugando a la guerra. Su logro de acción y movimiento sería la envidia de cualquier Futurista; aunque también de algunos cineastas.

En su época los pintores destacados eran Ernesto De La Carcova (fundador de la Escuela de Arquitectos), el uruguayo Juan Manuel Blanes (1830-1901) con sus cuadros de victorias militares de Urquiza y Sívori; no el jugador de fútbol Enrique Omar que nació en San Nicolás, este era Eduardo, el pintor, el que hizo “A la querencia”.  Que como siempre tomaban las modas de las imágenes europeas.

López fue un pintor netamente argentino, con identidad argentina.

En 1872 se caso con doña Emilia Magallanes y vivieron en Baradero, provincia de Buenos Aires junto a sus 12 hijos; parece que don Cándido no lo era tanto.

Su primera y única muestra la realizó en el club de Gimnasia y Esgrima en la ciudad de Buenos Aires en 1885.

La paradoja de don Cándido, es la candidez de sus obras con escenas de guerra.

Una de las que mas me inquietó fue “Velatorio del primer soldado muerto, perteneciente al batallón de Guardias Nacionales San Nicolás”, se encuentra en el museo de La casa del Acuerdo, en San Nicolás; una imagen conmovedora y más al pensar que este soldado era de su propio batallón.

Si va por la ruta 9, invierta unas horas, visite esta ciudad y échele una mirada al museo y a la obra de don López. Si está en Buenos Aires puede ir a ver algunas de sus batallas en el Museo Nacional de Bellas Artes y en el Museo Histórico Nacional, ahí nomás en el parque Lezama.

Podrá ver que sus obras, casi todas, fueron realizadas con un punto de vista elevado y una imagen que podríamos llamar naif, pero indiscutiblemente propia y por lo tanto inmediatamente reconocible. Ese, es Candido López.

Arq. Omar Berengeno

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo