Tango Todo

¡¡¡Que los cumplas feliz!!!

Fecha de Publicación: 10 - 02 - 2006.

Si hay algún festejo que no podemos eludir, y el que tarde o temprano
nos llega a todos una vez al año, es el cumpleaños. Ocasión que de
chicos esperamos ansiosamente, luego tratamos de detener en el tiempo,
para finalmente tratar de pasar completamente por alto.
Vejez, perdón, madurez que le dicen……..

Pero de dónde surge esto de festejar cada nuevo aniversario de nuestro
nacimiento y quién inventó todos los accesorios que completan tanta
bulla; entiéndase: torta, velas, regalos, pitos y matracas.

El festejo del cumpleaños surge como un rito pagano, ya que se creía
que durante la época del mismo, el individuo estaba más expuesto a
sufrir el acecho de espíritus malignos que podían perjudicarlo. Una
forma de contrarrestar estos efectos, se pensaba, era, al igual que hoy
en día, reuniéndose familiares y amigos junto al festejado y con sus
buenos augurios y alegría exorcizar la mala fortuna.
El aporte de la torta al festejo, surge en Grecia, donde elaboraban
estas preparaciones. En sus orígenes más parecida a un pan, de masa
dulcificada en base a miel, le daban la característica forma redonda,
representando a la luna llena, en honor a la diosa Artemisa.
Las velas aportaban el efecto lumínico, propio de una luna llena resplandeciente de brillo.
Pero recién en la edad Media, son los germanos, los que
institucionalizan esta preparación como la “Geburtstagtorte” o torta
del día de tu nacimiento, representando las velas encendidas la llama
de la vida.
También se dice que el humo que surge una vez apagadas estas, ayudaría
a elevar los buenos deseos al cielo y así hacer más fácil su
concreción. La realidad es que aún hoy, seguimos creyendo que el éxito
de la realización de nuestros deseos, depende de lograr apagarlas todas
de una sola vez, claro está, si sobrevivimos a la hazaña.
Antiguamente en algunas partes de Inglaterra, la gente cocinaba junto
con la masa pequeños objetos, como botones, anillos, monedas. El
invitado que recibía el pedazo con la moneda tendría buena fortuna, así
como el que obtenía el anillo se aseguraba un candidato para el altar.
Más allá de las tradiciones propias de cada cultura, el rito sigue vigente y… los años no pasan solos.

Pamela Bentel

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº7
de ETC Magazine Periódico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo