DAL Comunicación

¿Qué nos está sucediendo?

Fecha de Publicación: 16 - 12 - 2005.

Esa parece ser la pregunta que no nos hacemos… Vivimos… aceleradamente, sin preguntarnos qué está sucediendo, más allá de el Gobierno…., del FMI…, de los políticos…, de la incertidumbre… del corralito… etc., etc. etc. Vivimos… mecánicamente… como estamos acostumbrados. Por lo tanto ante los diferentes desafíos de la vida cotidiana (nombrados en este mismo párrafo), tomamos fuerza como podemos, bajamos la cabeza y embestimos… y ahí caen amigos, vecinos, familiares, comerciantes… inclusive los transeúntes en la calle, a los cuales por ahí miramos de manera agria, o con bronca, o con resentimiento…

 

 

… Y cuando digo bajamos la cabeza… no es una frase literaria. Si vemos desde el pensamiento astrológico: bajar la cabeza significa mirar hacia abajo, y no hacia Arriba, que es nuestro lugar de pertenencia, por lo tanto esto significa que cada vez nos vamos metiendo más en lo de aquí abajo, alejándonos de nuestro Cielo, de el Cielo que somos…

 

 

El Cielo nos envía mensajes permanentemente… mediante su lenguaje: la Astrología, conocimiento que naturalmente todos tenemos, pues somos parte del Cosmos. Sólo necesitamos ver… pero estamos acostumbrados a mirar…

 

 

Para mirar usamos nuestros ojos físicos y percibimos aquello que está ante nosotros, que según nuestro sistema de creencias (y cada uno de nosotros tiene un sistema de creencias, de acuerdo a su crianza, su familia, lo heredado y el medio que lo rodeó y lo rodea) puede ser "bueno" o "malo". De acuerdo a esta mirada, que siempre es superficial y está sostenida en el ego… reaccionamos. Y así entramos en la rueda de resentimientos, broncas, envidias, soberbia, impaciencia, vanidad, desvalorización… o sus opuestos… sentimientos, embelezamiento, ilusiones, hiper-valorización, "amor", paciencia, acción… que son lo mismo. ¿Porqué son lo mismo? Porque cuando reaccionamos desde el mirar, siempre estamos esperando una respuesta a nuestro accionar, que si no nos llega como queremos, genera los anteriores sentimientos negativos… y así seguimos rodando en la rueda del mirar…

 

 

Para ver, lo hacemos desde nuestro Ser… entonces solo vemos en el otro Su Ser… corriendo los velos de lo que se nos presenta en primera instancia. En todos nosotros está la energía cósmica… y si vemos a nuestros hermanos superficialmente… eso estamos haciendo con nosotros mismos y con la Totalidad, o Cosmos, o Dios, como cada uno lo crea. Cuando vemos, no esperamos nada… seguimos de la mano de nuestra Totalidad… ¿qué mejor compañía? Cuando vemos… somos conscientes de nuestra Totalidad.

 

 

Hay enseñanzas muy antiguas que hablan de esta posibilidad de todos los seres vivientes: El Buda demostró y enseñó a sus discípulos que todos lo seres se podían iluminar… Iluminarse no es ser un Ser Especial… es Ser, es ver nuestra propia Luz, porque todos tenemos las mismas características del Buda… Jesús El Cristo dijo "obras mejores que yo haréis"… lo que quiere decir que reconoció en los seres vivos los mismos poderes que El mismo tuvo… Hay una vieja frase que dice "somos a imagen y semejanza de Dios"… y la repetimos, pero ¿la creemos? ¿nos hacemos responsables de nuestra propia grandeza? Hay otra Ley del conocimiento esotérico que dice como es Arriba, es Abajo y como es Adentro es Afuera… y también la repetimos… pero no la actuamos.

 

 

Si creyéramos y actuáramos todo esto, no podríamos tener resentimientos… que es el mayor ataque que podemos hacer contra nosotros mismos y nuestra grandeza… Estaríamos Viendo en lugar de mirando…

 

 

Los tránsitos planetarios que están ocurriendo en este momento, nos hablan de todo esto: el Planeta y todos sus habitantes estamos siendo invitados a hacer un cambio cualitativo, que se debería dar primero en nuestra mente… Metanoia, es la palabra: cambio de mente. Pasar de la pequeña mente a la Gran Mente. Todo es Mente, reza el Kybaleon (uno de los libros esotéricos más ricos y difíciles de incorporar para nosotros, cuando lo leemos desde la pequeña mente). Es verdad: todo es Mente, pues antes de ser Creado, debió ser Visto y luego manifestado.

 

 

Este poder de crear con la Totalidad, lo tenemos todos, pero los seres humanos lo hemos usado para nuestro propio beneficio, cuando nos separamos de nuestra Totalidad.

 

 

De esta Totalidad que somos nos habla la Astrología, una de cuyas herramientas más importantes es la Carta Natal, a través de la cual vemos lo que somos, a imagen y semejanza del Cosmos. En ese momento santo, todo lo comprendemos, todo nos cierra, por primera vez nos vemos. Y al comprender nos hacemos responsables, no ya de nuestras pertenencias, de nuestro trabajo, de nuestro dinero, de nuestra familia y conocidos sino de nuestra Pertenencia, de nuestro Trabajo planetario, de nuestra Riqueza interior y de nuestro Orígen Divino, y de toda la Humanidad.

 

 

Volviendo a los tránsitos planetarios actuales, están generando en nosotros, dependiendo de donde cada uno esté parado en su nivel evolutivo, un cambio interno importante, sobre todo en nuestra forma de pensar, que traerá como consecuencia una diferente manera de actuar, que en este momento está pasando por una gran crisis a todo nivel. Las viejas estructuras se están cayendo, no pueden más ser sostenidas para lo que viene y planetariamente esto se pudo Ver el 11 de Septiembre pasado, con la caída de las Torres Gemelas. Casualmente, este aspecto planetario que tiene que ver con el Gran Cambio se está dando en la constelación de Géminis (representado astrológicamente por lo Gemelos), además en el mes de Junio (Géminis), en el cual hubo un stellium (varios planetas en la misma constelación) y aún permanecen Saturno y Mercurio, que hizo un movimiento retrógrado (explicado en artículos anteriores) en oposición a Plutón en Sagitario (también explicado en artículos anteriores).

 


 

Este tránsito que todavía seguirá, nos habla de este cambio de Mente al que estamos siendo sometidos planetariamente, no pensemos que sólo es en la Argentina. Es una gran oportunidad de que caigan viejas estructuras (Plutón en Sagitario) en nosotros (esas Gemelas), para que renazca el Nuevo Mundo, que tiene que ver con el acceso a la cuarta dimensión, donde veremos en lugar de mirar, y que además es la propuesta de la Era de Acuario (hay dos planetas, Urano y Neptuno en la constelación de Acuario, que están generando una gran transformación en todos nosotros, conectándonos con lo nuevo, por las buenas o por las malas, por eso el caos en algunos así como la solidaridad y el cambio en otros) para volver a las raíces haciendo una Nueva Humanidad, que es nuestro estado Real de Ser, es nuestro Derecho Propio, es nuestra Herencia Natural (Júpiter transitando en Cáncer)

 

 

… y hay más… y más… porque la Astrología es Eterna… porque el Cielo nos habla… porque debemos abrirnos a escucharlo… porque pertenecemos a El… porque Somos El… Sólo debemos ver…

 

 

Nos vemos, Almas… porque en Julio y para siempre… seguiremos mirando hacia Arriba… no más hacia abajo.

 

 

 

 

 

María Ester Abal Vella

 

Astróloga y Terapeuta Floral

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo