DAL Comunicación

¿qué se puede decir del amor?

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

El
amor
desde
el psicoanálisis


Del amor se pueden decir tantas cosas… es uno de los temas que da
mucho que hablar. Tal es así que si tengo que empezar por definirlo
diría que es un sentimiento que se comparte. Creo que esta es la
característica esencial del amor, es un sentimiento que crea vínculos
entre la gente, nos hace sentir vivos, nos despierta ganas de emprender
actividades y proyectos. El amor es amplio y difuso. De acuerdo con su
expresión se presenta con distintas formas: Está el amor pasión, está
el amor cortés, está el amor fraternal y parental y por extensión a los
amigos y a la comunidad en general, pero no me voy a extender en seguir
enumerando las formas del amor.
Desde el psicoanálisis puede decirse que se ha destacado el carácter
ambivalente del amor. El amor no empieza siendo amor como tal. Su
fuente es algún signo percatado por cualquiera de nuestros órganos de
los sentidos y que se extiende, puede decirse, a la superficie de la
piel. Así es que el enamorado crea una imágen de completud del objeto
amado; se está frente a algo que colma ciertas expectativas. Puede
decirse que este primer instante no sea amor, sino que interés,
calentura, ganas de…
Este momento de “amor” esta montado sobre las pulsiones. La pulsión es
uno de los conceptos fundamentales del psicoanálisis y tiene que ver
con lo que a cada quien le provoca excitación. Las pulsiones son
parciales e inconscientes y tienen su apoyatura en las zonas erógenas.
El diccionario de psicoanálisis de Laplanche las define como zonas
erógena a toda región del revestimiento cutáneo -mucoso susceptible de
ser asiento de una excitación de tipo sexual. Tomamos conocimiento de
las pulsiones a través de las representaciones que puedan tomar, ya sea
en forma verbal o gestual.
En un primer tiempo se ama al objeto que provee satisfacción. Se
instala en la esfera del puro vínculo de placer del yo con el objeto.
Si tomamos como modelo la imágen de la madre que alimenta a su bebé,
observamos que hay alguien que da y otro que recibe. El pequeño, aún no
diferenciado psíquicamente de su madre, ilusiona que el pecho le
pertenece. Esto forma parte del narcisismo primario, amor a la propia
imágen en la que el vínculo con el otro es de puro placer y crea un
estado de omnipotencia.

A medida que el niño crece y se relaciona con otras personas y con su
medio ambiente descubre que el propio placer no se instala en forma
constante. La reunión de aquellas experiencias que quedan sedimentadas
en el yo a partir del vínculo con otras personas significativas del
entorno, a saber las identificaciones, conforman el narcisismo
secundario. Pero, ¿porque el narcisismo aparece en primer plano cuando
se habla de amor?

El narcisismo es el amor a la propia imágen. Freud decía “Su majestad
el bebé”. En esta frase reúne tanto al narcisismo primario del niño,
basado en su pura y propia satisfacción y al narcisismo de los padres,
extendido hacia esta preciosa criatura a quien no habrá de faltarle
nada. Y esta es la primera ilusión en la vida.

Luego viene otro momento crucial que es el Complejo de Edipo.
Es inconsciente. El varón se enamora de su madre y el padre no lo
permite. La niña se enamorará de su padre y pretenderá tener hijos con
él. El complejo de Edipo se instaura desde la prohibición del incesto y
con la castración. O sea nos pone frente a un límite muy preciso: las
relaciones sexuales están restringidas a los padres y los hijos que
viven esto como castración, tendrán que esperar hasta estar maduros y
formar sus propias parejas fuera del ámbito familiar. El abanico de las
relaciones románticas por las que el sujeto transitará en su vida casi
siempre tienen una marca de esta primera elección amorosa.
(continuará)

Adriana Strauss
Psicóloga

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo