DAL Comunicación

Quien es feliz tiene razón

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.


Andrés Percivale explica cómo vivir cien años y mantenerse joven.

Ése es el título del último libro de Andrés Percivale -los anteriores son: Manual de Yoga Contemporáneo, Recuperar el Paraíso y El Yoga de las 4 estaciones-,
de reciente publicación. En esta obra, el periodista, conductor y
promotor del Yoga Contemporáneo en la Argentina, comparte con los
lectores las enseñanzas que ha recibido de grandes maestros, a lo largo
de muchos años de búsqueda interior.

En Quien es feliz tiene razón -Grupo
Editorial Norma-, con lenguaje sencillo, y poniendo en práctica su
vocación docente, Percivale plantea que es posible seguir apagando
velitas de cumpleaños sin que esto implique un deterioro, es decir, que
se puede llegar a avanzada edad de manera juvenil, habiendo conquistado
el bienestar físico y emocional.
¿Por qué el título? Él mismo lo
explica: “Quien es feliz tiene razón, cuenta con una frase anterior que
es: quien ama es feliz. La palabra amor está compuesta por dos partes: a que implica negación y mor
que significa separación. Es decir, el amor es lo que no separa, lo que
une. El yoga, como el amor, une. Yoga significa unión -de ahí deviene
la palabra conyugal-, y de ninguna manera, fragmenta. Y para el amor,
hay algo imprescindible que es amarse a uno mismo. A partir de ese
punto, empezás tu reintegración que te lleva directamente a la
felicidad, y la felicidad, te lleva invariablemente a estar entero, que
para mí, es estar flexible, corporal y emocionalmente”, comenta quien
en su cuarto libro, narra sus experiencias personales en su búsqueda
por aprehender y saber más sobre diversas terapias alternativas, tales
como sus encuentros con Mataji Indra Devi, uno de los referentes del
yoga más importantes del mundo. Vale destacar que Percivale, quien allá
por 1968, y siendo muy joven, fue designado corresponsal en Vietnam
para la televisión argentina, no fue un fanático del yoga desde siempre.
Alguna vez estuvo del lado de los escépticos. “Indra Devi, muchas veces
me había dicho: ‘Venga a hacer yoga’. ‘Voy a ir’, le decía, y nunca
iba, hasta que finalmente, después de cuatro años de ver médico tras
médico, el último me dijo: ‘Andrés, no te puedo dar ningún medicamento.
Probá con yoga o acupuntura’. Ese mismo día, casualmente, si es que las
casualidades existen, apareció nuevamente en mi vida Indra Devi y mi
maestro, un chamán que se había dedicado a la acupuntura. Comencé a
aprender de qué se trataba, fui a la India y empecé a volcar lo que me
enseñaban. Es que cuando uno tiene el privilegio de tener esas
enseñanzas, y esos maestros, tiene la obligación de darlo a los demás”,
dice el director del Instituto de Yoga Contemporáneo.
A partir de ese momento, Andrés comenzó a trabajar muy en serio y a
recorrer el camino de la espiritualidad a la que había estado ajeno
hasta entonces. Incursionó en técnicas de yoga, logró sintetizar un
sistema propio llamado “Yoga contemporáneo”, y hasta abrió institutos,
donde junto a colaboradores, brinda clases y promociona esto de
“mantenerse joven de espíritu aunque pasen los años”. Está
convencidísimo de que la juventud está en la cabeza y que la
flexibilidad mental y corporal, son los signos visibles de esa
jovialidad.
¿Por qué volcarse al yoga?
“Personalmente porque se trata de vivir mejor. Es hacer algo desde vos
para estar más fuerte, más íntegro, más sano, corporal y moralmente.
Los réditos son maravillosos, porque tu vida cobra un significado mucho
más profundo”.
Éstas son algunas de las ideas que el periodista e investigador vuelca
en su libro, en el que, además, propone una serie de ejercicios para
combatir el estrés y los secretos de una alimentación saludable.
“También cuento anécdotas acerca de mi maestro que me enseñó tanto, que
era realmente una especie de vidente que adivinaba las cosas de la
gente ante mis propios ojos. También hablo de las células madre y de la
glándula pineal, que es el reloj del envejecimiento y del
rejuvenecimiento, según los científicos, que antiguamente se conocía
como tercer ojo. Entonces, hago el paralelo y los puntos de
coincidencia entre estas sabidurías milenarias y la ciencia más moderna
y actual”, comenta Percivale.
“Las estrategias para vivir cien años como si tuvieran, digamos,
veinte, son para todos. Saboréenlas. Lo de los cien años es una
metáfora: podrían ser más. Y en cuanto a la muerte, personalmente creo
que se puede programar, se puede proyectar. Si tenés una vida íntegra,
una vida redonda, la podés finalizar de la mejor manera, con el menor
sufrimiento”, concluye.

Laura Zavoyovski

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº16
de ETC Magazine Periódico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo