Red Seguros

Reportaje a Claudia Casablanca

Fecha de Publicación: 14 - 02 - 2006.

Fue
la primera tenista argentina en ganar un campeonato en el exterior,
pero un encuentro con chicos no convencionales la hizo centrarse en la
enseñanza orientada a ellos.

Claudia Casabianca dialogó con Etc Magazine sobre cómo las diferentes capacidades no limitan la práctica del tenis.

EM: ¿Cuándo empezaste a jugar tenis?
CC:
A los cinco años. Iba a un club con mis padres y ellos jugaban,
entonces les robaba una raqueta y peloteaba en un frontón. A los ocho
un señor me vio y me aconsejó que me anotara en un campeonato, y desde
ese momento salí campeona en infantiles, cadetes y juveniles. Al ser
número uno del ranking en esa categoría, la Asociación Argentina de
Tenis me becó en el año 1977 para el torneo juvenil del Us Open, en
donde salí campeona mundial junior.

EM: ¿Ese fue tu mejor momento?
CC: No, lo fue cuando estuve treinta y ocho en el ranking mundial de mayores.

EM: ¿En qué momento te diste cuenta que realmente eras tenista?
CC:
Desde que empecé a jugar.

EM: ¿Qué ganaste y qué perdiste por practicar este deporte?
CC:
Gané un montón de cosas, como viajar y triunfar en torneos. Lo que
perdí fueron amigos de la infancia, fiestas de quince, viajes de
egresados, pero si tengo que volver a nacer jugaría nuevamente al tenis.

EM: ¿Por qué decidiste retirarte?
CC:

Por una lesión que tuve a los veintiséis años. Además ya estaba cansada
de viajar tanto, desde los catorce que lo hacía, y ya había dado la
vuelta al mundo. Este es un deporte muy bonito, pero también muy
sacrificado.

EM: ¿Cómo decidiste enseñarles tenis a chicos con capacidades diferentes?
CC:
Embarazada de mi hija estaba dando una clase y me senté para descansar.
En ese momento pasaron chicos con problemas mentales y me tocaron la
panza. Pensé que mi hija iba a nacer con el Síndrome de Down pero no
fue así; entonces, en agradecimiento a Dios, me senté a idear un
proyecto que estoy llevando a cabo desde hace diez años en la
Municipalidad de San Martín y hace dos en la de Vicente López, gracias
al intendente Enrique García, para enseñarle tenis a chicos con
capacidades diferentes. Yo los llamo así porque en la vida todos
tenemos capacidades diferentes al otro.

EM: ¿De qué forma las entrenás?
CC:

A partir de un método que inventé yo: el de automatización. El secreto
es que les ayuda a coordinar el cuerpo con la mente. En la primera
clase se le da la raqueta al chico y por medio del golpe se corrigen
los movimientos.

EM: ¿Recibís ayuda de empresasí
CC: Sí, gracias a Kellog`s y Coca- Cola que nos entregan los subsidios, les podemos dar clases gratuitas.

EM: ¿Encontraste en los chicos no convencionales una mayor habilidad de la que esperabasí
CC:
Sí, pero también gracias al método y a que están en grupo no les resulta aburrido, y eso ayuda mucho.

EM: ¿Cuál es tu momento de mayor felicidad en la enseñanza?
CC:
Cuando les veo la cara de felicidad que algunos de los chicos ponen al pegarle a la pelota.



Jorge Castro

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo