Red Seguros

Rodolfo Alonso

Fecha de Publicación: 18 - 12 - 2005.



Dirige hace cuatro años el Centro Cultural Quinta Trabucco de Vicente López, es poeta y desde su infancia sintió interés por el arte. Acaba de publicar su último libro “El arte de callar” y asegura que la gente busca cada vez más actividades culturales.


Rodolfo Alonso (a la derecha) conversando con invitados

E.M.: ¿Cómo interviene en su gestión el estrecho lazo que tiene usted con la cultura?
R.A.:
De manera positiva, por supuesto. A mí me designaron en agosto de 1999 y cuando asumí dije que lo hacía con el criterio de que con al arte y la cultura hay que ser exigentes y buscar la excelencia. Que a la gente hay que darle lo mejor. Desde este lugar trato de llevar a la práctica ideas que siempre me han gustado y de poner en contacto a la gente con artistas que yo conozco. No se puede hacer concesiones con el arte, hay que hacer el mejor arte posible y favorecer el acceso de exposiciones de alto nivel.
Estoy orgulloso de que la Quinta Trabucco sea una espacio público, quizás uno de los pocos del país de tanta belleza y totalmente gratuito.

E.M.: ¿Usted elige los artistas que exponen o ellos se acercan?
R.A.:
Una cosa no excluye la otra, siempre y cuando haya calidad. Hay un poco de ambas cosas, en principio la programación la armo yo. Algunos espectáculos que la conforman son de artistas que acercaron su proyecto y fueron aprobados. También aveces colaboramos con asociaciones, como la Academia Nacional de Bellas Artes o el Museo de Arte Oriental.

E.M.: ¿La quinta tiene un público estable?
R.A.:
Sí, hay gente que concurre a la gran mayoría de las actividades, también está la gente que viene sólo a lo que le interesa. De todas maneras se está creando un público. En las temporadas de otoño-invierno, por ejemplo, a los conciertos de cámara han concurrido un poco más de 200 personas y de las conferencias participan hasta 80 o 120 asistentes; en los ciclos de cine independiente tenemos una buena respuesta también.

E.M.: ¿Que cambios hay en la quinta desde que la dirige?
R.A.:
Se ha continuado con una tradición y se la ha ampliado. Creamos un microcine que posee una TV de 39 pulgadas. Armamos una sala de exposiciones, se incrementó el servicio de visita guiada que ya existía, convocamos a centros culturales y educativos para que recorran el lugar y participen de las actividades. También propuse la modalidad de que los artistas que exponen están presentes y charlen con el público. Y en cuanto a la publicidad de los espectáculos, se acrecentó, no sólo con afiches en la vía pública sino también con envío de gacetillas por e mail.

E.M.: ¿Tienen conexión con otros centros culturales?
R.A.:
Sí, hay una intercomunicación e interrelación permanente y lo interesante es que cada uno tiene su personalidad para que la oferta sea más variada. Por ejemplo, el Centro de Participación de la Costa tiene tendencia hacia el teatro y el Centro Cultural Munro al cine y, por su capacidad, a espectáculos más masivos.

E.M.: ¿Hay algún proyecto para la quinta?
R.A.:
Quizás cuestiones técnicas. Estamos haciendo muchas cosas y yo siempre digo medio en broma, medio en serio, que nuestro problema es el éxito, porque la gente se engancha y quiere cada vez más. En estos tiempos, prefiero no soñar y hacer realmente lo que se puede. Lo que siempre pensé, es que Vicente López se merece una escuela pública de jardinería y la quinta tiene el ámbito y el espacio ideal, pero no depende de mí que se haga realidad.

E.M.: ¿Qué significa para usted como poeta dirigir este centro cultural?
R.A.:
Por un lado es un compromiso y una responsabilidad grande, pero también una gran alegría. Desde chico siempre estuve relacionado con la cultura y el arte. En mi juventud me conecté con movimientos de arte de vanguardia, también incursioné en el periodismo y dirigí una editorial.

E.M.: ¿Cómo artista y habitante de Vicente López, cual es su opinión sobre el nivel cultural de la gente de la zona?
R.A.:
Es difícil decirlo, a mí las generalizaciones no me gustan y me parecen peligrosas. La idea de cultura no es la misma para uno que para otro. Este municipio tiene buen nivel cultural y eso lo prueba la enorme actividad cultural existente.

E.M.: ¿Cuál es su apreciación sobre la importancia de la cultura de un país?
Coincido bastante con lo que dijo el ministro de cultura de Brasil y cantor popular, Gilberto Gil, cuando expresó que “cultura no son sólo las bellas artes y la literatura, sino también todo lo que hacemos vivo entre los hombres”.
Creo que la cultura es algo que surge espontánea y naturalmente de las personas, grupos y comunidades, de abajo hacia arriba. Últimamente tenemos instalada una sociedad de consumo donde se expande otro tipo de cultura, que es seductora desde los medios de comunicación. Hay una máquina de bajar el nivel, de banalizar y eso lo vemos en cuanto prendemos la televisión.

E.M.: ¿Su último libro de poesías “El arte de callar” toca temas actuales?
R.A.:
Sí y me asusta un poco, porque es como que me desnudara. Es un libro que vengo escribiendo hace nueve años, entonces tiene cosas que me pasaban hace algunos años que están relacionadas con temas actuales. Esto le da una apariencia de polifacético.

E.M.: ¿Porqué el arte de callar?
R.A.:
Porque es desafiante y a la vez contradictorio, decir el arte de callar cuando hablamos de escritura, de palabras es raro. El título lo saqué de un libro de un monje italiano del siglo XVII.

E.M.: ¿Cual es la poesía más bella que usted haya escrito?
R.A.:
Es muy difícil elegir una, aunque es verdad que uno debe tratar de objetivar. Yo comencé a escribir desde muy joven, a los 17 años y hay algunos de esos poemas que me siguen sorprendiendo como si yo fuera el lector y no el escritor. Hay uno bastante conocido que se llama La muchacha de las Islas Canarias, me inclinaría por ese quizás, aunque insisto que es casi imposible optar por uno solo. Aveces me gusta sólo una línea y no necesariamente todo el poema.

Jorgelina Mena

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo