Red Seguros

Roles

Fecha de Publicación: 15 - 12 - 2005.

Algunos padres, adoptan la postura de aceptar acciones de los hijos
basándose en la libertad que les corresponde.

Sé que la libertad es un componente básico para la dignidad humana.
Justamente por esto hay que ejercerla, cuidarla, defenderla, y para
ello, para que su valor perdure, hay que evitar tolerar lo que no le es
propio: avasallar en su nombre los derechos de los otros (llámense
opiniones, horarios, costumbres, creencias, etc.), o utilizarla como
excusa para la cobardía, la comodidad, la falta de compromiso, que en
el caso especial de los hijos es inherente al cuidado del cuerpo y del
espíritu, que integra la misión de padres.

¡Qué difícil equilibrio! En un tiempo en el que la corrupción se
disfraza de las más insólitas maneras, en el que se prioriza el
"parecer", en el que lo inmediato es lo más valorado, en el que las
relaciones son confusas e inseguras, en el que la vida parece más
vertiginosa que nunca, el peligro de la complicidad indebida entre
padres e hijos es una historia tristemente cercana.

¿Se está comprendiendo o se deja hacer por no tener la valentía de
poner adecuados límites?

¿Se respeta la libertad o se resguarda la propia tranquilidad evitando
discusiones que tal vez se temen?

¿Es una adaptación a los nuevos tiempos o un desentenderse de problemas
ajenos, aunque esos ajenos sean los propios hijos?

En el maravilloso proceso de crecer, ellos se desarrollan y cambian de
forma tal que, como debe ser, finalmente llegan a diferenciarse y son
personas distintas, en cierta medida extraños, caminando sus propias
sendas. Y es ahí donde está la posibilidad de comprender y acompañar,
pero sin dejar el rol que a cada uno pertenece. Evitar las trampas, las
tentaciones fáciles, las inexactitudes graves como el tratar de ser lo
que no se es: "el mejor amigo de los propios hijos"

Afortunadamente ellos tendrán muchos amigos, compinches, compañeros,
conocidos, pero no olvidemos que sólo contarán con padres únicos ¡Eso
es lo mejor! Entreguémosles esa exclusividad, seamos padres, con
errores por supuesto, pero con la convicción de ser los únicos para
cumplir esa función y, reconociéndonos en ella, hagamos lo que
consideremos mejor, más adecuado, aunque esto en ocasiones "deteriore"
la imagen que desearíamos darles.

Valentía y límites también son sinónimos de amor.

Diana Alvarez

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo