Tango Todo

Saint John Perse

Fecha de Publicación: 01 - 03 - 2006.

Premio Nobel 1960

Su verdadero nombre fue Alexis Léger (1887-1975). Nació en un pequeño
islote llamado Saint-Léger-les Feuilles, sus padres fueron colonos franceses
en las Antillas, siendo esta unas de las razones por la que lo enviaron a su
país de origen a finalizar allá su educación, realizando en esa tierra sus
estudios de bachillerato, además de letras, derecho y realizar
investigaciones de geología y botánica, rasgos que se encuentran marcados en
su poesía.

Luego de un viaje por el extranjero se incorpora la carrera diplomática y
su primer país de destino es China, llegando a ser segundo secretario de la
delegación de Francia en Pekín; retornando luego a Francia por lo que
antiguamente se denominara “La ruta de la seda”. En 1922 el joven diplomático
antillano aparece en la Conferencia del Desarme en Washington como
especialista en asuntos de Medio Oriente; y partir de este momento decide
abordar también la poesía, surgiendo entonces su seudónimo.

En 1940, tras sufrir una cruel persecución por parte de las tropas nazis en
Francia, se exilia en Nueva York, trasladándose poco tiempo después a
Washington, donde trabaja como asesor literario en la biblioteca del Congreso.
Su ancla con la vida es entonces, y ya para siempre, la poesía.

“La poesía de Saint John Perse es la imagen viviente de la potencia del
lenguaje cuando se asume como voluntad de poder y no de dominio”, dijo el
poeta uruguayo Eduardo Milán
En 1950 la Academia de Artes y Letras de Estados Unidos le otorgó el Premio
Quinquenal de Poesía (único vez en que fue entregado a un poeta extranjero).
En 1959, Francia le entrega el Gran Premio Nacional de las Letras.
Entre sus obras más destacadas merecen nombrarse “Exilio”,
“Poema a la extranjera”, “Lluvias”, “Nieves”,
“Vientos” y “Mares”. El punto cúlmine de su carrera
literaria lo constituye la obtención del Premio Nobel de Literatura en 1960.

Sobre el mar escribió Perse:

Los ritmos del orgullo descienden de los rojos montículos cercanos al mar.

Los buques viran en las caletas como astros obscuros.

Las bahías forjan un sueño lleno de cabezas de niños…

Sé un hombre de Ojos tranquilos que ríe, que ríe silencioso bajo el ala inmóvil
de la ceja, perfección del vuelo (y con la punta quieta de la pestaña hace
que vuelvan las cosas que ha visto, siguiendo los caminos de la mar
fraudulenta… y con la punta inmóvil de la pestaña nos ha prometido más de
una isla, como aquel que dice a otro más joven: “
¡Ya tú verás! “

Y es él quien se pone de acuerdo con el patrón del navío.

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo