Red Seguros

Santa Claus -San Nicolás – Papá Noel

Fecha de Publicación: 27 - 02 - 2006.
 

Un repaso por la historia de una emblemática figura de la Navidad

Lejos de pretender manchar el impoluto nombre de este pintoresco personaje o desilusionar a los chicos que esperan con ansias su llegada a través de un trineo tirado por renos, la verdadera vida de Papá Noel estuvo más cerca de la del resto de los humanos que de la fantasía.

Antes de que en el mundo entero se lo conociera barrigón, con barba blanca y traje rojo, San Nicolás, a la edad de diecinueve años, fue sacerdote y luego arzobispo de Myra, reemplazando en ese cargo a su tío luego de que éste falleciera.

Había nacido alrededor del año 280 d.C. en la ciudad de Patara, ubicada al sudoeste de lo que en la actualidad es Turquía y, gracias a la buena posición económica de que gozaba su familia, recibió una buena educación. Desde niño se caracterizó porque todo lo que obtenía lo repartía entre los pobres. Decía a sus padres: "sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto".

Un tío suyo era obispo y éste lo consagró como sacerdote. Al sucumbir sus padres asistiendo a los enfermos durante una epidemia, resultó heredero de una inmensa fortuna. Repartió entonces sus riquezas entre los pobres y se retiró como monje a un monasterio. Quiso visitar luego la Tierra Santa, donde transcurriera la vida de Jesús. Al regresar de allí llegó a la ciudad de Myra (Turquía) donde los obispos y sacerdotes se hallaban en el templo debatiendo a quién deberían elegir como nuevo obispo de la ciudad, puesto que el anterior había fallecido. Finalmente determinaron que: "elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo". Y, en ese momento, ignorante de la determinación, ingresó Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo. Y es por ello que se lo conoce en la actualidad como San Nicolás de Myra.

Gracias al cariño que dispensaba a los chicos y a su gran generosidad, que le hizo donar toda su fortuna personal, recibió el nombre de "Obispo de los niños". Semejante gesto lo popularizó al extremo de hacerle trascender las fronteras y de que se crearan innumerables leyendas sobre su persona, las que relataban desde salidas nocturnas para repartir regalos entre quienes lo necesitaban hasta milagros como el de sosegar una tempestad y resucitar a un marinero egipcio.

Pero, de entre todos los relatos legendarios que giraron en torno a él, el conocido por el nombre de "las tres hermanas" forma la base sobre la cual se construyó el mito que todos conocen en la actualidad: se dice que en la ciudad de Patara había tres niñas a las que su padre, debido a su extrema pobreza, no podía asignarles el dinero necesario para sus dotes. Por esta razón había tomado la trágica decisión de venderlas a medida que aquellas alcanzaran la edad de ser desposadas.

San Nicolás, enterado de la crítica situación por la que atravesaba esa familia, entregó en secreto una bolsa llena de monedas de oro a la mayor de las hermanas. Y debido a que en las verdaderas buenas obras su autor no busca trascender, para mantener el secreto sobre su identidad, San Nicolás arrojó la bolsa por la ventana, cayendo ésta dentro de las medias que la mujer había puesto en la chimenea a secar. Con las otras dos hermanas hizo lo mismo, pero en la última oportunidad fue descubierto, por lo que se hizo famoso y así todos conocieron la historia.

Fue adoptado por los vikingos como su Santo Patrono y en Rusia se convirtió en santo nacional en el siglo X. Lo que extendió definitivamente su fama fue el rescate de sus reliquias por parte de unos marineros cuando los musulmanes invadieron Turquía. Los marineros las llevaron a la ciudad italiana de Bari, para ser colocadas en la Iglesia de San Esteban. Apenas llegadas se le adjudicaron numerosa cantidad de milagros.

La figura de un repartidor de regalos fue adoptada en toda Europa, pero no siempre relacionada a Papá Noel, sino basada en él. Surgieron así los legendarios Kolya (Rusia), Niklas (Austria y Suiza), Pezel-Nichol (Baviera), Svaty Mikulas (ex Checoslovaquia), Sinter Klaas (Holanda), Father Christmas o Padre Navidad (Gran Bretaña), Santa Claus (EE.UU.), Pére Noël o Padre Navidad (Francia) y otras muchas variantes del mito original.

Pero fue a raíz de las tradiciones holandesas y a los escritores y dibujantes de Nueva York que se le conoce con la imagen que se perpetuó en el mundo entero. La tradición llegó a los Estados Unidos en el siglo XVII. Los angloparlantes, adaptando la pronunciación del nombre, lo bautizaron Santa Claus.

Fueron un profesor y un dibujante los que modificaron la historia y la imagen: el primero de ellos relató de una manera más creíble al mito y el segundo lo dibujó durante dos décadas en una revista, además de añadir los detalles de su taller en el Polo Norte y de su vigilancia sobre los niños buenos y malos de todo el mundo. También le dio el color rojo y su vestuario de pieles.

El último retoque lo realizó la compañía Coca-Cola para la campaña publicitaria del año 1931. Habdon Sundblom fue el encargado de dicha tarea. Incrementó su estatura y le dio una cara en extremo bonachona, pero mantuvo las canas y el traje con los colores rojos y blancos.

Con el paso este personaje trocó el calor de Turquía por el frío del Polo Norte y, con la asistencia de numerosos duendes en la fabricación de juguetes, parte a repartirlos cada Navidad recorriendo el mundo en un trineo tirado por siete renos, y alimenta una hermosa ilusión …

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo