DAL Comunicación

Sociedad adictiva

Fecha de Publicación: 08 - 02 - 2006.

Vivimos
inmersos en una sociedad de valores cambiados, en donde hay que parecer
en lugar de ser. La imagen lo es todo, reza un conocido slogan
publicitario, una imagen que hay que cuidar a cualquier precio. Este
modelo que se nos presenta no es cuestionado, no nos damos cuenta de
que es un modelo ideal, imposible de alcanzar. Pero la presión es tan
grande que trabajamos incansablemente para lograr “esa” imagen, en la
ilusión de que podemos llegar a ser perfectos de acuerdo con el modelo.
La palabra clave es la ilusión, porque llegamos a creer que podemos,
más allá de nuestros límites como personas. Todos tenemos la obligación
de ser jóvenes, flacos, exitosos, y si no lo somos no valemos lo
suficiente.
Vivimos bombardeados a través de los medios masivos de
comunicación y otras formas de nuestra cultura, que nos dicen cuanto
tenemos que pesar, a que cirujano plástico hay que consultar, y cuales
son las diez claves del éxito.
Como resulta tan poco probable que estemos dentro de ese rango, la
insatisfacción nos vuelve muy vulnerables a necesitar de un alterador
del estado de ánimo para poder sobrellevar este sentimiento de
frustración.
(Se denomina alterador del estado de ánimo a cualquier sustancia,
actividad, o persona, que se consume en la ilusión de sentirse mejor).
Y esto no es diferente para las personas adictas a personas. Aquí la
imagen de presentarnos “felices” para conservar una relación, es muy
importante ya que parece ser que no somos dignos hasta que alguien nos
ama. La sociedad nos empuja a permanecer en una relación a cualquier
precio o a ir cabalgando de una mala relación en otra, porque si uno
está solo “por algo será”. Este concepto está reforzado por los guiones
cinematográficos, la letras de los boleros, los teleteatros, y otras
literaturas.
Las adicciones como hacer dieta, correr, trabajar en exceso, consumir
alcohol, cocaína o personas , en realidad representan esfuerzos para
lograr volvernos dignos de atención, nos hacer creer que somos
perfectos o que podemos alcanzar la perfección del modelo.
Vayamos tomando nota de los dobles mensajes, mientras se hacen campañas
contra la alcohol y los cigarrillos, las publicidades de estos
productos generalmente están asociadas a la juventud, la diversión, la
“ganancia”, es el arreglo rápido para los malestares del estrés, o para
conseguir una buena compañía. ¡Y cómo nos incitan a comprar cosas que
es realidad no necesitamos! Las liquidaciones se presentan con carteles
luminosos, los famosos anuncios televisivos “llame ya!”, ¡compre ahora,
es su oportunidad!, anunciando artículos de muy baja calidad, a veces a
precios no del todo razonables. Ante semejante estímulo , ¿cómo puede
controlarse un comprador compulsivo?.
Por otra parte, desde hace un tiempo la propaganda de remedios varios,
ha crecido en forma alarmante en Argentina: jarabes para la tos,
pastillas para dormir, analgésicos de todo tipo, para el dolor de
cabeza y las contracturas provocados por el estrés. Todo para la
felicidad total.
¡No deje de fumar! para esa tos molesta, tome JARABE NICOTINOL”, bien
podría ser un anunciante de un programa televisivo sobre la salud de la
población.
Estamos a toda hora recibiendo mensajes adictivos, o que tienen relación con las adicciones.
Se fomenta la negación, la omnipotencia, el arreglo rápido, la
individualidad, el autoritarismo y el poder sobre el otro. Nos incitan
al éxito material, y se han convertido los medios en fines en sí mismos.
Esta es una sociedad que nos hace a todos impotentes, al mismo tiempo
que nos alienta para que ilusionemos que estamos en “control” y que
podemos acceder a ese hombre perfecto.

BIBLIOGRAFIA:

Querer no es poder”, Arnold M. Washton – Donna Boundy

María
Adicta en recuperación

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo