DAL Comunicación

Surrealismo y jazz

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.



Es sin duda alguna el Jazz
donde advertimos claramente un fenómeno singular que ningún otro tipo
de música crea. La comunicación directa en la cual ninguna clase de
elaboración intelectual previa interviene por parte del oyente. La
música sincopada al igual que todo el arte negro se crea en un
principio de volumen de sonidos con fuertes síncopas y abundantes
planos rítmicos de una plasticidad agresiva y directa. Éste mismo
principio estético fue aplicado con distintas formas expresivas
materiales por Matisse, Cezanne, Modigliani, Picasso en la pintura y Henry Moore
en la escultura; y fue obtenido en las tallas y máscaras que llegaban
del Continente Africano desde comienzos del siglo, asombrando a Europa
y al arte occidental clásico. La aparición del psicoanálisis y su
creador, Sigmund Freud con su teoría del concepto científico del inconsciente destruirían dichos principios.

“Jazz suite” – Cyril Karénine

Copérnico fue el primero al sacar a la tierra como centro del universo, luego Darwin al colocar al ser humano en la categoría del género animal y por último Freud, al recomendarles a los individuos que debían mirar dentro suyo y procurar conocerse a sí mismos. Surrealismo
(1924): movimiento artístico y literario, que se propone exteriorizar
el subconsciente y el mundo de los sueños, tratando de conservarlo lo
más puro posible. Es la creación más genuina del período comprendido
entre las dos guerras mundiales. Surrealismo: Palabra inventada por Apollanaire y que equivale a superrealialismo o suprarrealismo. Otros tantos movimientos artísticos contemporáneos se dio a conocer en un manifiesto que publica el poeta Andrés Breton
en 1924. de franca inspiración dadaísta (movimiento que se inicia en
1915 por una protesta intelectual contra el mundo burgués de la
posguerra) y su novedad con respecto al dadaísmo es de corte Freudiana.
La revolución freudiana influye para que surja una nueva forma de
lenguaje de arte que provocaría un salto cualitativo sobre su
revolución: el surrealismo. Dalí en la pintura, Joyce en la literatura, Bluard en la poesía, Bruñel en el cine, el Jazz
en la música son algunos pocos y claros representantes de la
transformación del arte del siglo XX. Para comprender la evolución del jazz
paralelamente, o mejor, como una creación adonde va a desembocar la
música clásica. Bastará recordar que la música como todas las artes,
sufrió a principios del siglo XX un cambio fundamental. Es bueno
subrayar desde un comienzo esta comprobación, pues ella nos ayudará a
resistir a la música sincopada su verdadero valor y su actual
significación.

A comienzos del siglo XX,
se produce un cambio cualitativo en la emoción artística. Hasta este
periodo los cánones de la belleza estaban sometidos al control de la
inteligencia y reposaban sobre los claros conceptos de la lógica y la
razón. Un campo esencial de la actividad humana, lo subconsciente,
había sido omitido. El hombre sólo tomaba en cuenta la nitidez
racional. Si se examina en qué sentido orientaban nuestros padres el
impulso del arte, se verá que tendían a colocar sus creaciones en un
armonioso equilibrio entre la razón y el sentimiento.

La doctrina de Freud iba a destruir tal concepto, y muy pronto el arte evolucionó toda la poesía moderna, siguiendo las huellas de Rimbaud y Lautreamont, sólo se comprende realmente en dicho sentido Maeterlink, Blaise Cendrars, Guillaume Apollinaire, Paul Bluard y todos los surrealistas han colaborado para forjar la expresión de una nueva actividad de la grandeza humana.

En la pintura, la escuela de París preparaba el camino para la más
avanzada y audaces enseñanzas, cuyos testimonios van de James Ensor a Salvador Dalí, sin olvidar al artista que ilustra con mayor eficacia nuestra comparación: el aduanero Rousseau, pues él como los músicos del jazz, creaba belleza sin saberlo.

¿Qué mecanismos psicológicos se ponían en marcha en el jazz?
Existían diferentes actitudes psíquicas que se creaban al escribir
música. Cualquier otra que no era jazzística supone un reto psicológico
de voluntad al mismo tiempo que de inteligencia y será entonces como a
través del mensaje de la obra pausada y lentamente, mientras emociones
e imaginación comenzarán a despertarse y desarrollarse. ¿Cuál es el
proceso psicológico que hace crear a un músico de jazz su mensaje?
Errol Garner
confiesa textualmente afirmando que toca todos los ruidos que la
naturaleza le brinda, todo lo que escucha. En realidad el artista no
“copia” a la naturaleza ni la “imita”, sino que LA CREA DE NUEVO. A
través de su obra controla la realidad. No devuelve imágenes ni formas
de manera automática. Primero las incorpora o “introyecta” en su mundo
interior o propio psíquico, las acompaña y une a sus sentimientos,
sonidos e imágenes transformándolas en su mente y luego las ubica o
“proyecta” sobre el mundo externo real, concretizándolas como producto
de su elaboración y trabajo social. ¿Cómo lo logra? Creando lo que Freud
denominó “prima de placer” o placer preliminar. Ello se consigue cuando
el artista puede hacernos penetrar en el placer puramente formal o
estético, que es resultado de la exposición y transformación de sus
“imaginaciones” o fantasías. Quienes estudian los aspectos de tales
manifestaciones difícilmente puedan seguirlas y encuadernarlas dentro
de las leyes ya establecidas, pues casi siempre el arte nuevo rompe con
las leyes preexistentes. Sólo mucho después, cuando ese arte alcanza su
máximo potencial de vitalidad, cuando su irradiación se propaga de unos
a otros y concluye por popularizarse, se puede intentar comprenderlo y
codificarlo. El surrealismo dejaba representar esa realidad
liberada de la lógica del estado de vigilia y para conseguirlo suele
seguir el camino del automatismo que llega a convertir a la obra (es
una especie de cardiograma) y el onírico o del sueño o ambos a la vez.

La consecuencia inmediata, sobre todo del superrealismo onírico, es la
vuelta al objetivismo de la pintura, debido a la inspiración dadaísta
el surrealismo cuenta a veces su interior, con complacencia morbosa, en los aspectos más escandalizadas para el profano, de las teorías de Freud sobre la vida erótica o sexual.
Para que se lleve a cabo tal resultado en la música del jazz,
algunos que la amamos profundamente, y más aun, los músicos blancos que
pretenden interpretarla, nos identificamos sin notarle conscientemente,
frente a una serie de estímulos que son la esencia del jazz. No obstante, no podemos olvidar que el jazz
es música negra, y el haber podido mostrarnos la fuerza y belleza que
habitan la profundidad del hombre de color sólo puede llevarse a cabo
describiendo además las verdaderas categorías sociales sobre la dura y
cruel realidad cotidiana del pueblo negro de los EEUU. Ello nos obliga,
cuando escuchamos un cantante de blues folclórico, a pensa
r no
solamente sobre la creación individual psicológica que logra, sino
también en las causas sociales, económicas, culturales e históricas que
lo engendraron.

El Jazz y el surrealismo
se basan en un desplazamiento revolucionario de los valores
intelectuales. La inteligencia ya no es como en las obras clásicas, la
que preside el fenómeno creador. En efecto, toda una nueva concepción
sostiene que la principal condición para lograr la máxima sinceridad es
la de reducir el control rígido de la inteligencia para dar curso libre
a las facultades creadoras.


Juan Carlos Corominas

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo