Red Seguros

Un hermoso sonido negro

Fecha de Publicación: 19 - 01 - 2006.




Apartemos de nosotros la tentación de un examen demasiado t?cnico e
intentemos penetrar, más bien, en las cosas y los hechos relacionados
con la historia misma de la esclavitud. Es bien sabido que desde el
siglo XVII, comerciantes inhumanos, abastecidos en todas las costas del
?frica, transportaron incontables cargamentos de negros que vendían en
América, donde la mano de obra de los pieles rojas resultaba de
explotación imposible.
Este crimen contra el espíritu, contra la integridad humana,
permanecer? como una condena inapelable y dolorosa en el casillero
judicial de quienes se llamaban civilizados. Pero sin tener el
prop?sito de examinar las consecuencias morales de este tr?fico: solo
sus relaciones con la másica que va a nacer mas tarde, sin apartarnos
del inter?s de esos pobres seres arrancados a su país, a su bogar, a
sus familias, eran hacinados como bestias y tratados corno tales.

¿Qué podían llevar consigo desde sus aldeas de la selva africana?
?Nada! Ning?n valor material por lo menos. Solo les quedaba el
melanc?lico poder del recuerdo y algo que en lo profundo de sus simples
corazones había dado un sentido emotivo a su pasada existencia: el
TAM-TAM

Quienquiera que haya visitado El Congo y tenido la oportunidad de
presenciar escenas de TAM – TAM, encontrar?a la misma expresión
exaltada, como producida a través de muchas generaciones, en las
mímicas de los actuales tocadores de tambor de los grupos de jazz.

Los negros instalados en el territorio de Lousiana ten?an al principio,
debido a la influencia cat?lica, mayor libertad para expresar sus
sentimientos y sus emociones que los que quedaron en las posesiones
inglesas y puritanas.
Esto explica que la cristalización necesaria se opero en Nueva Orle?ns
y so1o allí. El control de los anglo-sajones puritanos sobre sus
esclavos era tan r?gido que extingui? en ellos r?pidamente todo
vestigio del alma ancestral. Por el contrario, los negros del valle del
Mississipi, la mayor?a de ellos dedicados al cultivo de los campos de
algodón, pudieron continuar, sin transición, desarrollando su folklore
art?stico, Durante muchas generaciones el culto del TAM – TAM
sobrevivi?, esencial y todopoderoso en la vida social de los clavos. Es
dif?cil imaginar las transformaciones que implicaba aquel cambio de
ambiente. A la segunda generación el franc?s se habia convertido en su
idioma aunque mezclado todavía con recuerdos de la selva y t?rminos de
la lengua africana. Poco a poco, hasta esas supervivencias ling??sticas
se perdieron, pero en cambio su másica, como un medio de comunicación
mas directo entre sus almas, estaba destinada a perdurar, pues
constitu?a un modo de expresión internacional aparte del lenguaje, y no
se modificaba de un país a otro. Así al atardecer, los esclavos,
aprovechando algunos momentos libres, hacían revivir, como una extra?a
fuerza de solidaridad, en el patio destinado a los negros, y ante los
mismos nichos donde eran encadenados, el trance y esplendor febril de
las noches tropicales.

Y los padres hacían a sus hijos vivas emociones de la selva c?lida, de
la frescura de sus noches, sus noches. Serios entre las palmeras, de
las costumbres africanas y las danzas de las fiestas, Cuando el sonido
del TAM-TAM acompañaba la alegría de la tribu.

Desde
que los esclavos comenzaron a usar ese sitio, para celebrar sus danzas
recibi? el nombre de PLAZA DE LOS NEGROS y mas tarde, el de CONGO
PLAINS; el lugar al cual fueron confinados. Cuando Lotearon el barrio,
se llamo CONGO SQUARE y todavía lo llaman de ese modo los negros de
Nueva Orle?ns.

Tal
testimonio no deja la menor duda respecto a la continuidad de la
herencia Africana, y el efecto. La innovación que introduce el Jazz
desde sus comienzos, me refiero al papel del DRUMMER, procede en l?nea
recta de los tocadores de TAM-TAM Africanos.

Juan Carlos Corominas

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo