DAL Comunicación

Una bicicleta al servicio de la salud

Fecha de Publicación: 07 - 02 - 2006.

Desde
el terreno de la psicología son diversas las miradas sobre el ser
humano y sus comportamientos. Según las diferentes corrientes y la
cosmovisión, que estipulan sus propias concepciones, se ven
condicionadas las diferentes maneras de concebir a las personas y al
modo en que estas revelan sus actitudes.

En
el campo de la psicología aplicada al deporte, se abre una veta muy
importante respecto del estudio de los factores que hacen al “estilo de
vida” y la salud de las personas (comprendiendo a la persona de modo
integral, como un “todo” bio-psico-social).
Desde hace tiempo
participo activamente de la práctica del cicloturismo, la cual, tal
como su nombre deja entrever, se trata de la utilización de la
bicicleta, ya no como medio de transporte, sino como puente para la
interacción con la naturaleza de un particular modo.

Debido a mi profesión, (psicólogo especializado en deportes), no puedo
evitar colocarme en un lugar de observador y, gracias a ello, he ido
relevando los elementos con los que contribuye esta práctica de
actividad recreativa a la salud integral de las personas.
En primera instancia, se trata de una actividad física (contribuye al
cuidado general del cuerpo); en segundo lugar, como antes lo he
mencionado, se trata de un espacio de recreación (factor que facilita
un “corte” con la alienación propia de las rutinas que hacen a la vida
urbanizada), además nos facilita un fehaciente contacto con la
naturaleza (cuando nos alejamos un poquito de las ciudades). Sumado a
ello están las interrelaciones que se establecen con otras personas y
los beneficios que este factor aporta al desarrollo personal (siempre
que se realizan salidas grupales), hallamos también la posibilidad de
conocer otras culturas (siempre que nos alejemos un poco de nuestros
parajes más cotidianos y nos pongamos en contacto con los que hacen
otro “retazo” de la historia).
Todos los factores mencionados hacen del cicloturismo una práctica
sumamente enriquecedora respecto al desarrollo como personas, al
cuidado de nuestro cuerpo, a ampliar nuestro horizonte respecto del
abanico de posibilidades y expectativas que se construyen conociendo
gente y lugares nuevos. En definitiva, es un aporte real y concreto a
nuestro crecimiento como seres humanos y protección de la salud
integral (física, mental y social).

Por último, podemos agregar que es necesario contar con una
coordinación adecuada (profesionales especializados) y con metas
claramente establecidas (acorde a los intereses de cada participante),
lo cual facilitará que la práctica del cicloturismo, de modo grupal, se
transforme en un factor que hace a un estilo de vida que respeta y
contribuye a un mejoramiento y protección de la calidad de vida.
Para todos aquellos que deseen profundizar en el tema o sumarse a algún
grupo de cicloturistas pueden contar con mi más cordial asesoramiento.



Lic. Emiliano Di Rosa
(M.N. 36.424)

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo