Tango Todo

Una mujer que dirige la batuta

Fecha de Publicación: 16 - 02 - 2006.


Charlotte
Stuijt es directora orquestal y coral. Hija de padre holandés y madre
argentina, nació en Venezuela y triunfa en todo el mundo.

Nació
en Maracaibo, Venezuela, donde vivió hasta los tres años. Ya desde esa
época, el arte formaba parte de su vida y su cotidianeidad. “Papá
era banquero, pero volvía de trabajar y escuchaba a Johannes Brahms. Mi
madre quiso ser bailarina en el Colón, pero mi abuelo no la dejó
porque, en esa época, una mujer en las tablas, resultaba impensable.
Ella también pintaba. Y mi hermana es cantante de jazz, así es que se
puede decir que éramos una familia muy artística”
, comenta la Licenciada Charlotte Stuijt, quien desde muy chica, supo que la música iba a marcar el ritmo de su vida. “A los siete años, pedí un piano de regalo, y a los 15, ya dirigía a las chicas del colegio en el coro”,
recuerda esta apasionada innata por la música y sus infinitas
modalidades expresivas, quien una vez tuvo que elegir de qué
nacionalidad ser.“Hija de padre holandés y madre argentina, nacida
en Venezuela, a los 18, cuando tuve que optar, podía ser tanto de una
nacionalidad como de otra. Yo quería ser argentina, pero el trámite acá
era muy largo, en cambio, en la Embajada de Holanda, en una mañana, me
daban los papeles. Así es que soy holandesa, lo que a lo largo de mi
carrera, me abrió algunas puertas: me permitió viajar y hacer estudios
afuera. Pero en mi corazón, me siento mitad holandesa y mitad argentina”
, recuerda quien el año pasado fue galardonada con el título de “Mujer Ejemplar del Partido de San Isidro”.
Estudió la Licenciatura en Música -especialidad composición- en la
Universidad Católica Argentina, en Buenos Aires, y piano, guitarra
clásica y canto, como complemento. Continuó estudiando y
especializándose en Milán, Barcelona y Berlín, y fue invitada a
perfeccionarse en Austria, Holanda e Italia, entre otros países. En
1985, fundó la Orquesta Sinfónica “San Isidro”, convirtiéndose en una
de las pocas directoras creadoras de una orquesta propia. “Al principio, convoqué a amateurs,
a viejos violinistas y jóvenes estudiantes. Había una mezcla de edades
tremenda. Pero ya en 1989, me decidí a que fueran todos profesionales.
Y si bien hubo algunos cambios, porque cada tanto alguno encuentra
algún otro trabajo, son casi siempre los mismos los que me acompañan.
Aún así, tanto en la orquesta como en mis coros, continuamente sigo
incorporando gente nueva”
, comenta.
Tanto en la Argentina, como
en el resto del mundo, son pocos los directores de orquesta, y menos
aún, mujeres. Sin embargo, a pesar de pertenecer a un rubro casi
exclusivamente masculino, Charlotte dice no haber sido, a lo largo de
su carrera artística, víctima de prejuicio alguno por razones de sexo. “Es
una profesión rara. De hecho, no hay muchos directores de orquesta, sea
cual fuere su sexo. De todas maneras, por parte de los músicos, y
también del público, siempre sentí una aceptación total. Jamás me
trataron de una manera especial por el sólo hecho de ser mujer”
, cuenta.
En la actualidad, alterna sus actividades como directora orquestal y
coral, y vive intensamente, cada minuto de su día y de su vida,
dedicándole mucho tiempo al trabajo, aunque sin dejar de lado la
formación continua, una de las claves de su éxito. “La
música ocupa todo mi tiempo. Trabajo un montón, pero también estudio
mucho, aunque en mi casa, suena tanto el teléfono que me es difícil
encontrar paz para hacerlo”
, dice quien en 1994 creó el Coro de
Niños “Charlotte”, dirige el Coro Femenino de Cámara -inicia sus
ensayos en abril, con inscripción abierta a nuevas voces- y brinda
clases de apreciación musical.
Es que Stuijt es una máquina de
hacer cosas. No para. ¡Una verdadera mujer orquesta! Vale destacar que
dirigió distintas orquestas del país y en varias oportunidades, dirigió
coros de empresas y entidades educativas. Sin ir más lejos, en el 2002,
Charlotte fue convocada por la Embajada de Holanda para deleitar con su
repertorio y el de su orquesta, a los invitados a los festejos en la
Argentina por el casamiento de Máxima Zorreguieta y el Príncipe William
de Orange. “Yo vine a ser ‘la’ música holandesa, y por eso me llamaron. Fue un evento bárbaro”,
concluye quien el último sábado 12 de marzo, junto a la Orquesta
Sinfónica “San Isidro”, se presentó en el Museo Juan Martín de
Pueyrredón de San Isidro, invitada por la Dirección de Cultura
municipal. Además, y para celebrar el vigésimo aniversario de la
orquesta, en este 2005, Stuijt brindará un ciclo de cuatro conciertos
en el Palacio Sans Souici de San Fernando -24 de abril, 26 de junio, 21
de agosto y 25 de septiembre-, participará el 14/11 de un festival
coral en la Basílica Nuestra Señora de la Merced de Capital Federal y
se presentará en un festival coral que organiza en noviembre la
Parroquia Niño Jesús de Praga de Acassuso.

Laura Zavoyovski

Este artículo también lo puede encontrar en el Nº18
de ETC Magazine Periódico


Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo