DAL Comunicación

Visitando Claroscuro

Fecha de Publicación: 18 - 12 - 2005.



¡Acá no se les enseña a pegar fideos ni se les pone música para entretenerlos, se les da las armas para crecer…!

El lugar es chico, pero el corazón es gigante. En solo dos ambientes no existe rincón donde no haya apilado material de trabajo. Alrededor de una mesa, Esteban, David, una voluntaria y la madre de uno de ellos trabajan con papel mache.
David no habla, Esteban solo responde preguntas simples, pero la comunicación y el afecto se demuestran con largos abrazos y besos a la hora de irse.
En pleno centro de Palermo tres mujeres, Mónica Ueberrhein,
Stella Macia y Olga Falcón, todas artistas plásticas, lideran esta institución que brinda talleres de arte para discapacitados, familiares y amigos.

E.M.: ¿Cómo y cuándo nace Claroscuro?
Múnica: Nace en Enero de 1999. Olga trajo un proyecto con la posibilidad de armar talleres de arte para discapacitados. Presentamos los proyectos ante la Secretaria de Desarrollo Social y fueron aprobados.

E.M.: ?Quiénes participan de los talleres?
Mónica: personas con discapacidades leves y moderadas.
El Gobierno de la Ciudad, controla la participación aprobando las becas entre los catorce y sesenta años.
Claroscuro no limita edades. Actualmente, por ejemplo, trabajamos con un chiquito de nueve años y otra de mis alumnas tiene sesenta y ocho.

E.M.: ¿Qué actividades desarrolla Claroscuro?
Mónica: Dibujo, pintura, escultura y modelado en papel mache.
Olga: Además se desarrolla un microemprendimiento de estampado en tela, taller de telares escenográficos, taller de títeres y taller de papel artesanal.

E.M.: ¿Todos aprenden las diferentes técnicas?
Mónica: No, es el alumno junto con la familia quien decide en que taller participa y que técnica utiliza.

E.M.: ¿Con cuántos alumnos cuentan actualmente?
Mónica: Veinte, en lo que hace a la formación de personas con capacidades diferentes.
Olga: Hay que tener en cuenta que son talleres integrados, abiertos a la población convencional. Desde nuestro lugar no vamos a la búsqueda de la patología. Acá todo es a través del contacto humano, porque lo primero que tenemos en mente es el respeto a la persona y después darle el espacio necesario para que se pueda expresar.
Consideramos que el arte no tiene barreras, es el medio más grande para la comunicación porque destacamos el interior, la sensibilidad que tienen todas las personas.

E.M.: ¿Cuál es el mayor logro de la institución?
Stella: Las tarjetas de Claroscuro, que es un microemprendimiento para vender a fin de año. Lo recaudado es para los alumnos, es muy importante que tengan su primer sueldo, se dignifican, es una salida a la sociedad. Más allá del dinero es aprender a ser adultos.

E.M.: ¿Que las hace permanecer en Claroscuro y no desempeñar su actividad en otro lado?
Mónica: El crecimiento y el amor que va y viene.
Olga: Es un compromiso de vida. Por otro lado contamos con un grupo de voluntarias que entregan su tiempo libre para compartir, para acompañar, para hacernos crecer en todo lo referente a las movidas solidarias.

E.M.: ¿Qué necesitan para seguir creciendo?
Olga: Un espacio más grande. En este momento son ocho los talleres que están funcionando en un departamento de dos ambientes, sale un profesor con sus alumnos, apila sus cosas y entra el otro, cada clase son dos horas reloj.
Necesitamos un espacio mayor para poder generar una escuela de arte con la posibilidad de que pueda ingresar más gente.
También nos pasa que tenemos que limitar las donaciones de las empresas. Hasta nos han dado caballetes de pintura y no los podemos abrir por falta de espacio. También un horno de cerámica para iniciar otro microemprendimiento y no podemos trasladarlo.

E.M.: ¿Cual es el objetivo para el próximo año?.
Mónica: Abrir más centros en zona norte y en zona sur.
En Avellaneda ya hay un lugar en comodato, que de a poco lo vamos acondicionando.

E.M.: ¿Y cuál es la meta de cada una de ustedes?
Mónica:
Seguir avanzando. Porque es una puerta que se les abre a ellos. Lamentablemente hay poca gente que se compromete con la discapacidad.
Stella: Mi sueño es verlos llegar. Ver una escenografía en una obra reconocida y que reconozcan en ella a su autor. Eso es lo que quiero de mis chicos, ver el crecimiento en el arte.

Beatriz Adanti

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo