Tango Todo

Yoga para un día difícil

Fecha de Publicación: 13 - 01 - 2011.


Los pensamientos generan emociones que actúan sobre el cuerpo y se manifiestan en nuestras conductas que no siempre se condicen con las situaciones que vivimos.

En oportunidades los sentimientos impregnan nuestras actitudes sin que tomemos conciencia de ello y reaccionamos inadecuadamente por exceso o carencia.
La mente actúa en ocasiones como una tempestad incontrolable, y no es posible  desprender la atención de la situación conflictiva. Lograremos calmarnos volviendo la atención a soportes tranquilizadores: un objeto, un recuerdo, nuestra interioridad, la práctica yóguica, actividad creativa .
Estos recursos pueden transformarse en  técnicas para recuperar el control cuando se pierde o adquirirlos como hábitos para mantenernos en calma, aún en las adversidades. Nuestra mente interpreta , no siempre con acierto la información que llega a través de los sentidos o desde nuestro mundo interior , cada persona reaccionará ante un mismo estímulo de forma diferente.
La permanencia en estado de calma facilitará nuestra conexión con la realidad y la aceptación de la misma .A partir de allí las decisiones serán mas acertadas.

Postura de equilibrio.Tadasana: Postura de la montaña.

De pie girar suavemente los hombros hacia atrás, varias veces y luego de atrás hacia delante.
Descansar. Tratar de percibir la sensación de flojedad en hombros y parte alta de la espalda.
Realizar movimientos laterales con la cabeza, hacia un hombro y hacia el otro.(como diciendo no)
Descansar. Intentar que la atención permanezca en los movimientos.
Dejar caer la cabeza en el pecho y suavemente llevarla un poco hacia atrás.(como diciendo sí)
Rotar la cabeza  varias veces hacia un lado y hacia el otro de forma suave.
Descansar y observar. Registrar lo que aparece en el cuerpo.
Aflojar los músculos de la cara. Abrir y cerrar la boca, mover el maxilar inferior Abrir y cerrar los ojos, parpadear. Hacer todos los gestos posibles con la cara.
Mantener cuello y hombros flojos. Descansar.
Brazos flojos al costado del cuerpo, girar las manos en uno y otro sentido. Mover los dedos       suavemente, abrir y cerrar las manos.
Descansar y observar.
Armar la postura, muy sencilla pero de gran fuerza y significación.
De pié, mantenerse erguido mirando hacia adelante.
Sentir el apoyo firme de los pies en el piso sosteniéndonos, las piernas extendidas y la cadera alineada.
Enderezar la espalda apilando las vértebras una a una, imaginando un eje alrededor del cual se ordena el cuerpo.
Llevar los hombros a su posición correcta.
Acomodar la cabeza como si fuera una vértebra más.
Los brazos flojos a los costados del cuerpo, las manos apoyadas suavemente en el lateral de los muslos.
Recorrer el cuerpo desde la cabeza a los pies con la mirada mental, sentir la sensación de la postura correcta.
Permanecer  como una montaña .Inalterable. Dejarse pasar  las imágenes que aparecen sin involucrarse.
Puede llevarse las manos al pecho en oración o extenderlas por arriba de la cabeza
Vivir intensamente la sensación de calma y permanencia. Mantener la postura, respirando suavemente .Cuando comienza a incomodarnos desarmarla.

Enero de 2011

 

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo