Red Seguros

Yoga y tercera edad

Fecha de Publicación: 01 - 02 - 2006.


Uno
de los temores que manifiestan las personas mayores al comenzar la
práctica de Yoga es el no poder levantarse de la colchoneta. Hago mi
propia interpretación de la situación que a veces es real, pero a mi
entender lo que mas cuesta es asumir la actitud de entrega que
significa estar tendido en el suelo. Tendido sobre la colchoneta, boca
arriba, en estado de indefensión, nos conecta con experiencias
ocurridas en la lejana primera infancia, experiencia que nuestro cuerpo
“recuerda”como a todos los acontecimientos acaecidos en nuestra vida.
Como paliativo propongo realizar el trabajo en la silla, sentados. Todo
trabajo comienza con una breve relajación en la que nos deprendemos de
los acontecimientos del día y nos conectamos con el presente La música
suave alivia la mente de preocupaciones y acaricia los oidos y la piel .
Luego de algunos minutos estamos listos para empezar.

Una práctica de Yoga en la silla

Suave trabajo de cuello, flexibilizando la columna cervical.
Movimiento de hombros, lento y suave.Si es posible acompañando con la repiración consciente.
Movimientos de apertura de pecho para descontracturar la espalda y
liberar el tórax.Inspirar y exhalar profundamente
Extensión de piernas y trabajo de los pies.
Elevar la pierna acercando la rodilla al pecho y sosteniendo con las
manos entrelazadas.Acercar y alejar aliviando la cadera.
Cambiar de lado.
Extensión de los brazos hacia arriba y flexionar la columna hacia un
lado y el otro.Abrir la zona lateral, permanecer un momento en la
postura ampliando la zona respiratoria de uno y otro lado.
Cruzar la pierna y apoyar la mano sobre la rodilla que esta arriba, la
mano contraria al frente .Inspirando llevar la mano hacia atrás,girando
el tórax hasta donde resulte cómodo, exhalando regresar.
Cambiar de pierna y repetir la torsión hacia el otro lado.
Separar las piernas, extender los brazos hacia arriba y caer con el
pecho sobre una rodilla, relajar en la postura, los brazos caídos hasta
el piso.Enderezarse lentamente.
Repetir del otro lado.
Entrelazar las manos detrás del respaldo de la silla y abrir el pecho,
la columna se separa de la silla.Permanecer un momento en la
postura.Observar la respiración.Desarmar.
Estirarse, desperezarse,bostezar, todo lo que el cuerpo pida y prepararse para la relajación.

Es posible relajarse con toda comodidad en la silla, aprendiendo que
podemos disfrutar de la relajación en donde estemos, solo con
aprenderlo. Repasando el trabajo observaremos que hemos trabajado todos
los grupos articulares, la respiración y la columna en todas sus
posibilidades:flexión hacia delante y atrás,lateral, torsión.
Nuestra práctica en la silla ha sido completa.
Cada práctica debe dejarnos no solo el beneficio de la actividad del
cuerpo, sino tambien modificaciones en nuestra manera de pensar, de ver
la vida.Es decir cambios en nuestra mente.

La práctica en silla nos enseña que es posible adaptarse a casi todas
las situaciones, enfrentar con resultados positivos los inconvenientes
que nos pone la vida día a día.

María del Pilar Etchehon
Profesora de yoga
Acompañante Terapéutico

Destacados

Nuestro Hacer

Diana Alvarez

DaL Comunicacion

Migrante de Los tiempos

Municipalidad de San Isidro

Municipalidad de Vicente Lopez

Etc. Magazine Diana Alvarez (Todos los derechos reservados)
Términos y condiciones - Publicidad
Sitio producido por DAL COMUNICACION Rediseno exclusivo de Cubbo